Caseta de jardín: lo que debes tener en cuenta a la hora de comprarla

Las casetas de jardín suelen ser espacios multifuncionales, desde ser un simple espacio para almacenar herramientas hasta convertirse en una habitación adicional cuando sea necesario. Y esta última a su vez puede ser una oficina de trabajo que este en casa pero no dentro de la misma. La habitación de los huéspedes o cuarto de juego para los niños, tal vez un taller de pintura o carpintería.
Lo cierto es que a la hora de comprar una caseta de jardín debes tomar en cuenta los materiales en que se fabrican, sus diversos tamaños, las características que deben poseer según el uso que tendrá, el lugar donde se ubicará considerando el clima, tipo de suelo y seguridad, por su puesto también su precio que se debe ajustar al presupuesto que tengas destinado para la compra de la caseta.

Materiales de las casetas de jardín

Podemos encontrar casetas hechas en diversos materiales cuya calidad varía según su precio y durabilidad de las mismas. En la actualidad las más comunes son de madera, metal y resina.
Casetas de madera:
Este tipo de caseta es muy vistosa gracias a su gran variedad de diseños que le dan un toque campestre o rustico al jardín. Su proceso de instalación puede resultar complejo y requiere de un mantenimiento constante para evitar deterioros y pérdida de su seguridad.
Se debe conocer si la madera de la caseta está tratada o sin tratar, por regla general las casetas de maderas que vienen listas para armar, han sido tratadas con productos insecticidas y fungicidas para evitar el daño por plagas, además de venir barnizadas o pintadas para mayor comodidad. No obstante si adquieres una caseta de madera sin tratar para ahorrar dinero debes realizar el tratamiento de cura y barnizado de todas las piezas antes de ensamblarla para protegerla de la humedad y los hongos.
Casetas de metal:
Las casetas metálicas suelen ser de metal galvanizado, son muy resistentes a golpes y a la corrosión, además de ser livianas lo que facilita el traslado y montaje de la misma. Es poco el mantenimiento que requieren además que pueden limpiarse con manguera y un cepillo. No son casetas adecuadas para zonas cercanas a la costa o donde el ambiente sea salino, tampoco se recomienda para los lugares que están expuestos a fuertes vientos ya que las puede elevar o tumbar.
Casetas de resina:
Estas casetas se han vuelto muy populares y todo esto gracias a sus múltiples ventajas. Son casetas muy fáciles de instalar, son livianas, no requieren mantenimiento. Resisten el agua, los ambientes salinos y la sobreexposición de los rayos solares.
Montaje de las casetas de jardín:
Para montar la caseta de jardín se debe escoger una superficie nivelada, firme y con buen drenaje de agua. No se deben instalar en el césped o directamente en la tierra. Es necesario dejar un espacio que tenga como mínimo medio metro entre las paredes de la caseta y cualquier otra superficie. Esto es para evitar la humedad además de brindar un espacio mínimo para poder realizar mantenimiento o limpieza a las paredes en especial a las de madera.
Dimensiones de la caseta de jardín:
Para seleccionar el tamaño de la caseta de jardín es importante pensar tanto en las dimensiones interiores como las exteriores. En el caso de que su función sea para almacenaje se deben considerar los tamaños de los objetos se guardarán, otro punto que se debe resaltar es la dimensión de la puerta, ya que según el material y su forma, el tamaño de las puertas será un punto focal, puede que desees adquirir una caseta de una puerta o con dos, con ventanas o sin ventanas, entre otros detalles.
Otro aspecto a que te puede interesar es si la caseta incluye o no el suelo, depende del modelo y del fabricante puede que el suelo este incluido. Según el uso o ubicación de la caseta será una prioridad o no el que se adquiera con un suelo.